No todo lo que brilla es oro, esas parejas llamadas “alternativas” son muy conscientes de eso, un tabú cultural difícil de morir hasta el día de hoy.

No obstante, ahora que la necesidad de procrear, de origen campesina, para asegurar una descendencia numerosa y brazos fuertes para perpetuar nuestro linaje ha perdido su necesidad, aun así ver a un joven acompañado de una mujer madura genera todo tipo de calumnias y chismes.

Hay toda una gama de comportamientos que deben evitarse si te preocupa la estabilidad de la pareja y tu relación, sobre todo porque ya tienes nuestra realidad cotidiana que nos pone bajo presión, con sus prejuicios sociales. Veamos cuáles son los errores más comunes que deben evitarse de todos modos.

Una mujer madura teniendo sexo con su toy-boy

La crisis de autoestima

Por supuesto, para tener una buena relación con una pareja más joven, es necesario un cierto grado de autoestima porque, como dijimos, el prejuicio general con el que nos encontramos puede afectar fuertemente a la relación. Las críticas externas no fallarán, como los chismes, pero a menudo los jueces más severos podemos ser nosotras mismas. Tenemos que entender el hecho de que si eligió quedarse con nosotras, lo hizo por nuestra personalidad, por lo que damos y que le importan mucho menos los detalles físicos relacionados con la edad, los que nos dan tormento.

¿Y si no trabaja?

En este caso, la relación será muy desequilibrada, no tener un poder económico y la independencia es una de las principales razones para la conclusión de este tipo de relación. Porque tenderá a depender de ella, levantando la sospecha, a veces incluso completamente infundada, de que se trata más bien de una relación entre madre e hijo entre dos amantes a la par.

Madre y no amante

Recuerde también que ser más madura y tener algo de experiencia no significa tener que tratar a su pareja como a un niño o controlarla de la misma manera.

Ponerlo en un pedestal en el centro de tu mundo Otro error que hay que evitar como la peste. Eres una mujer madura que ha desarrollado a lo largo de los años una serie de intereses y relaciones que no deben ser descuidados de ninguna manera: gran parte de tu encanto deriva de esta vida independiente que tienes.

Un niño a cualquier precio

Si tienes un deseo de ser madre, piénsalo dos veces antes de embarcarte seriamente en este tipo de relación. Por mucho que puedas amar, el tiene toda una vida por delante, desafiando tu reloj biológico, y probablemente quiere divertirse.

No es un trofeo

Y tratarlo como tal, como una presa para mostrar a sus amigas con orgullo, definitivamente hará que la relación vaya por el camino equivocado. A menos que sólo te interese un coqueteo y nada más.

Tabúes sobre el sexo

Nada más lejos de la realidad: la mujer madura está en la cima de su propia sexualidad, ¡debido a que ha perdido los miedos que la han detenido en su juventud, por lo que no tiene inhibiciones sexuales!