¿Aún puedes sentir el mismo deseo por tu pareja a pesar de estar en una relación larga? ¿Existe compatibilidad entre pasión y estabilidad?

¿Cuántas veces pensamos en terminar una relación con una persona porque de lo contrario tendríamos que resignarnos a una vida con poca pasión? ¿Por qué no vivimos también una de esas relaciones mágicas y apasionadas de las que a veces oímos hablar? ¿Por qué otros se quejan de que su pareja tiene una sexualidad explosiva y no hemos podido encontrar un hombre/mujer tan sexy?

Al principio de la relación, la pasión está en su apogeo y disminuye gradualmente. ¿Cuáles son los factores emocionales que podemos aprovechar para aumentar nuestro deseo por la pareja?

Una pareja en la cama

Aquí están las 5 palabras mágicas. Descubre tu cuerpo. De hecho, ¿cómo puedes sugerirle a tu pareja la manera de aumentar el deseo y el placer si ni siquiera conoces bien tu cuerpo? Cuando exploramos nuestro cuerpo, nos abrimos al placer. De la misma manera, también deberíamos experimentar aquellas partes del cuerpo que no nos gustan. Todo esto con el objetivo de aumentar nuestra autoestima y la satisfacción sexual. Cuando le damos a nuestra sexualidad la importancia que se merece, también nos la estamos dando a nosotros mismos como seres sexuales. Saber qué zonas de nuestro cuerpo transmiten las sensaciones más eróticas y cuál es la mejor manera de estimularlas, facilita la comunicación con la pareja.

Escucha a tu alma. Mira dentro de ti y descubrirás las emociones y pensamientos ocultos. Reconoce tus experiencias sexuales pasadas, entiende lo que te han transmitido y en general cómo han construido tu sexualidad.

El miedo a no ser lo suficientemente bueno en la cama, la vergüenza de estar desnudo, las ansiedades, los tabúes, son algunos de los factores que nos influyen. Necesitamos aprender a regular nuestras emociones. Además, no debemos olvidar el propósito del encuentro erótico con nuestra pareja.

¿Queremos complacer a la otra persona? ¿Quitar los sentimientos de culpa? Necesitamos pensar en cómo nos sentimos durante la relación. Y después del primer encuentro. ¿Todavía queremos hacer el amor con nuestra pareja? Y si crees que lo necesitas, puedes considerar usar un suplemento natural para mejorar el desempeño sexual.

Sorpréndete a ti mismo. Viviendo una vida intensa, a menudo nos concentramos en otras cosas, olvidando la pasión y el deseo. Necesitamos ejercitar más el lado derecho de nuestro cerebro, que es la parte dedicada a los sentimientos. Si queremos que el deseo esté presente en nuestras vidas, debemos prestarle atención y dedicarle su tiempo.

Por esta razón, también podemos organizar encuentros amorosos; de hecho, la pasión y la planificación no son necesariamente contrarias. No dejes que los momentos de pasión desaparezcan, disfrútalos. Me refiero especialmente a aquellas personas que a menudo dicen no a las relaciones.

Reflexione sobre la relación de pareja. Esto también es útil para mejorar la sexualidad. A menudo, la pareja utiliza el sexo para recompensar o castigar a su pareja. Sin darse cuenta de que la primera en perder es la relación. Los conflictos se resuelven primero con la comunicación. Los roles dentro de una pareja son importantes.

Si alguien siente que el otro depende de él, el deseo disminuirá porque se sentirá más como un padre que como su pareja. Pero el deseo también disminuye cuando hay diferencias en la frecuencia sexual deseada. De hecho, la parte rechazada verá que el deseo disminuye cada vez más.

Abre tu mente. Tratamos de erotizar nuestras fantasías no sólo a la hora del sexo, sino también antes, durante todo el día. Esto conducirá a una relación llena de deseo. Usar la imaginación, la creatividad, la seducción.