A menudo oímos la palabra “acompañante”: Pero ¿quién es esta figura en realidad? Los acompañantes, escorts, amantes, sugar-baby para hombres de alto nivel socioeconómico o simplemente chicas en la webcam que tienen un show de sexo en vivo: Cada una de ellas se siente como una de estas definiciones.

El término “acompañante” se vincula automáticamente con el sexo, pero no siempre es así: Muchas mujeres, de hecho, durante varias entrevistas han afirmado que los clientes no sólo buscan sexo remunerado, sino también encontrar una persona con la cual hablar, desahogarse, contar sus problemas y sus represiones.

Una Acompañante

¿Qué busca un hombre en una acompañante?

Tener sexo con mujeres hermosas, transgredir, dar forma a los más secretos e inconfesables deseos sexuales que no quieras compartir con su pareja. O en otros casos, experimentar el sexo online con chicas en la webcam.

¿Cuántos escándalos hemos visto en la televisión sobre políticos o deportistas de clase mundial comprometidos en un torbellino ilegal de showgirls, prostitución y drogas? La fascinación por la emoción, la libido reprimida y la transgresión pura nos hace querer aprender más y conocer a estas profesionales del sexo.

El papel de la acompañante ha crecido de la mano de la crisis de las relaciones entre hombres y mujeres: en la sociedad actual, tan agitada y carente de vínculos duraderos entre las personas, una pareja se pone a prueba para consolidar su amor.

Incluso los tabúes sexuales juegan un papel fundamental en la figura de la acompañante: la mujer de hoy en día vive un doble aspecto, ya que algunas chicas se consideran desinhibidas en la cama, mientras que otras permanecen ancladas a viejas vacilaciones y pensamientos, arruinando lentamente la relación sexual con su pareja.